Se aplaza declaración del soldado que dio información a WikiLeaks

¿Se acuerdan del escándalo que estalló hace casi dos años por la filtración de documentos clasificados a la organización online WikiLeaks? El soldado Bradley Manning, acusado de haber dado miles de éstos documentos al grupo compareció hoy frente a un juez en el inicio formal de su proceso en el Fuerte Meade.

El joven de 24 años fue acusado formalmente con 22 cargos, entre los que se destacan colaborar con un enemigo y violar la ley antiespionaje de Estados Unidos. De ser encontrado culpable le espera una condena a cadena perpetua.

Advertisement

Los abogados de Manning lograron, sin embargo, aplazar la siguiente fase del proceso, el ex oficial de inteligencia se negó a determinar cómo se declaraba, culpable o inocente, y pidió que se postergara el momento en que tiene que decidir quién lo juzgaría. Puede escoger entre un juez militar, un grupo de oficiales o un grupo de oficiales y soldados reclutas. De igual manera,  quedó pendiente la fecha para el juicio, que la fiscalía ha propuesto para agosto y la defensa como muy tarde para junio.

Es muy posible que sus abogados busquen ganar más tiempo para negociar una reducción de la pena si se declara culpable. El abogado de Manning ha basado su defensa en sus presuntos problemas mentales y solicita una pena con un máximo de 30 años.  La próxima audiencia será el 16 de marzo.

Durante la lectura de los cargos por parte de la jueza militar Denise Lind, Manning permaneció en silencio. Otras acusaciones son: robo de bienes públicos y documentos, la difusión de información relativa a la defensa y la violación del reglamento del programa de seguridad de información de las Fuerzas Armadas, por los que podría ser condenado a cadena perpetua.

Manning trabajó como analista de información en Irak desde octubre de 2009 hasta su detención en mayo de 2010, cuando un informante del Pentágono, el pirata informático Adrian Lamo, supuestamente lo delató. Los activistas antiguerra lo consideran un héroe por denunciar lo que consideran crímenes por parte de las fuerzas armadas estadounidenses.

Image via Getty Images