¡Por fin se acabaron los debates republicanos!

Anoche fue el último de los debates entre los precandidatos presidenciales republicanos. Se lanzaron nada más y nada menos que 20. Cuando comenzaron eran más de una decena, ahora quedan cuatro. Este martes probablemente se defina la contienda, cuando se realizarán primarias en 10 estados. Antes habrá elecciones internas en otros tres.

Los cuatro precandidatos son Mitt Romney, Rick Santorum, Newt Gingrich y Ron Paul, y anoche se pelearon como gladiadores verbales. Tocaron algunos de los temas que nos importan como inmigración y política exterior, pero dejaron fuera los asuntos que más nos preocupan a los que vivimos en este país: el desempleo, la crisis habitacional y la educación.

Lee más en ¿Qué más?: WOW! There is SPANISH on the cover of Time Magazine

Advertisement

Si un extraterrestre se hubiese conectado anoche a la transmisión del debate habría pensado que la  economía  de Estados Unidos está en una situación envidiable. Aún no me lo puedo creer.

Así como tampoco me entra en la cabeza que estando en Arizona, un estado donde 23.3% de los votantes son latinos –el segundo después de Nuevo México -, los candidatos republicanos hayan mantenido una posición intolerante frente a la inmigración y hayan ignorado los temas que más nos importan. El voto de los hispanos en Arizona es tan importante que la revista Time escogió el tema para la portada de la revista de esta semana.

Durante el debate, los candidatos se pronunciaron a favor de expandir la pared entre Estados Unidos y México y aplaudieron la controversial ley contra la inmigración ilegal del estado. Una ley tan extrema y presuntamente anticonstitucional, que el gobierno del presidente Barack Obama ha interpuesto dos demandas contra ella.

Mitt Romney, cuya candidatura ha estado plagada de acusaciones sobre la veracidad de sus credenciales como "verdadero conservador", llegó a calificar esta ley como un modelo para todo el país y aseguró que de ser presidente "eliminaría esas demandas inmediatamente". También afirmó que aplicaría a nivel nacional el sistema E-Verify, que usa la información del Seguro social para confirmar que los empleados tienen papeles en Estados Unidos.

Por su parte, Rick Santorum aplaudió al agresivo sheriff del condado Maricopa, Joe Arpaio, por la dureza con la que combate a los indocumentados y aseguró que apoyaría a las fuerzas policiales locales en su lucha contra la inmigración ilegal. Arpaio, cuyos padres eran italianos de nacimiento –osea inmigrantes- es acérrimo defensor de la política de detener a la gente sólo porque "tienen cara de latinos indocumentados".


Entretanto, Newt Gingrich mantuvo su posición de que el problema de los indocumentados debe tener soluciones múltiples y que de ser electo comenzaría por reforzar la frontera.

Mi impresión es que estos candidatos están desesperados por el voto de la fracción ultraconservadora del partido y parecen enamorados desesperados que dicen todo lo que creen que el objeto de su deseo quiere oir. El problema es que parecen estarse olvidando que después de que sean electos candidatos, tendrán que justificar estas afirmaciones ante el resto del país, y ante los millones de votantes latinos, que en cada vez más estados somos los que escogemos al ganador. 

 Imagen vía Getty Images

Topics: array