Tragedia ferroviaria en Argentina deja casi 50 muertos y centenares de heridos

La noticia del accidente ferroviario que ha dejado como saldo a 49 personas muertas y  unas 600 heridas, en la capital argentina, ha corrido como pólvora en todos los medios de comunicación latinoamericanos y no es para menos.

Al parecer, el accidente ocurrió cuando, según testigos, el tren que iba repleto de pasajeros no pudo frenar al llegar a la estación Once e impactó contra el sistema de amortiguación del andén.

De acuerdo a lo indicado por fuentes oficiales, el tren tuvo un percance en su sitema de frenos y saltó de las vías en el momento de ingresar a la plataforma de la estación.

Lee más en ¿Qué más?: La tragedia de la cárcel de Honduras pudo haberse evitado

Advertisement

Daniel Russo, director de la Defensa Civil, calificó de "angustiante" la tarea de los bomberos, quienes han estado realizando las labores de rescate  de los pasajeros, sobre todo de los que quedaron atrapados en los primeros vagones de la formación, al señalar que había "cuerpos apilados".

Se trata de una tragedia, que hoy está afectando a Argentina, pero que bien puede golpear a cualquier país. Al enterarme de esta noticia, irremediablemente mi mente voló hacia la catástofre que podría ocurrir si alguna vez el tren apodado popularmente "La Bestia", que muchos centroamericanos ven como el portaviones que los ayudará a alcanzar el sueño americano, llegara a accidentarse. De hecho, quizás no podríamos saber realmente cuántas personas se verían afectadas en una tragedia similar a la ocurrida en Argentina. ¿Qué crees?

 De acuerdo a varios medios de comunicación,  esta "Bestia" ya ha mordido a centenares de personas, cuyos sueños han quedado tendidos en el camino. No existen estadísticas reales, no hay registros, porque la condición de ilegalidad que envuelve a sus pasajeros no lo permite.

La verdad es que no quería amargarte el rato, ni ponerme pesimista. Simplemente se me ocurrió reflexionar en voz alta, sobre peligros inminentes que están muy cerca de nosotros y que  a veces ignoramos.

 Imagen vía AP