¿Habrá llegado el fin del terrorismo al Perú?

Este fin de semana me enteré que habían capturado herido al líder de Sendero Luminoso en el Perú, mi patria. Si bien es cierto que el grupo terrorista había dejado de tener el poder que tuvo en la década de los ochenta gracias, en parte, a la mano dura del gobierno de Alberto Fujimori, en años recientes había tenido un resurgimiento. Con esta captura, el gobierno peruano ha declarado que "Sendero Luminoso ahora no es una amenaza al país, su capacidad es limitada".

De inmediato, me acordé lo que había sido vivir bajo la constante amenaza de este grupo rebelde cuando era niña.

Advertisement

Aunque era todavía lo suficientemente chica como para que mis padres me protegieran de todos los horrores cometidos por Sendero Luminoso en mi país, aún así recuerdo haber vivido con miedo. Me acuerdo también de los toques de queda implementados por el gobierno para mantener a la ciudadanía segura y de los constantes apagones que volvían aún más negras las noches cada vez que los terroristas volaban una torre eléctrica en su afán por esparcir terror. Aunque ahora nos reímos, muchos de los que pasamos por esto ahora nos acordamos cómo hacer tarea a la luz de una vela era lo más normal del mundo.

Los secuestros siempre estaban a la orden del día y jamás olvidaré cuánto me impactó haber conocido a un muchacho a quién le habían cortado parte de la oreja y se la habían mandado a sus padres demandando una recompensa. Nunca supe si habían sido realmente terroristas los que lo habían secuestrado, pero lo cierto es que todos teníamos miedo.

Lee más en ¿Qué más?: ¿Cuáles son los países más corruptos del mundo? ¿En qué nos afecta?

Nosotros nos fuimos de Lima a mediados de 1987 cuando las cosas estaban súper mal, pero justo antes de que se pusieran peor. Los actos terroristas se acercaban cada vez más a la ciudad y siempre habían amenazas de coches bomba por doquier. 

A pesar de que tenía 14 años y no me alegró mucho la idea de dejar mi vida atrás, nunca olvidaré lo diferente que fue venir a vivir a Estados Unidos y lo tranquilos y seguros que nos sentimos casi de inmediato. Estoy segura que esto fue especialmente cierto para mis padres. No me puedo ni imaginar lo difícil que debe ser criar hijos en un lugar lleno de violencia y terror.

Aunque en mi país la captura del capo terrorista apunta a que las cosas seguirán mejorando, tristemente hay muchísimos países latinoamericanos en donde todavía se vive en terror. ¿Cuándo entenderemos los humanos que la violencia simplemente no es la solución?

¿Has vivido en algún lugar plagado por el terrorismo o la violencia? ¿Qué es lo que más recuerdas de esa experiencia?

Imagenes via YouTube