Alyssa Bustamante: ¿víctima de sus circunstancias o un demonio?

Elizabeth Olten tenía nueve añitos, la vida por delante, mucho por estudiar, mucho por jugar, mucho por vivir, pero aceptó la invitación de una amiguita para salir a jugar en el bosque del pequeño pueblo donde vivían. La tarde de juegos, fue la última de su vida. La hermana mayor de la niña que la invitó a esparcirse, llamada Alyssa Bustamante, la sorprendió en el bosque y la degolló.

La asesina es otra niña, más bien una adolescente llamada Alyssa Bustamante. Cuando cometió el crimen tenía 15 años. Después de estrangular y cortarle el cuello a la amiguita de su hermana, Alyssa se fue a la iglesia, donde su familia la esperaba.

Advertisement

La comunidad de Saint Martins, cerca de Jefferson City (Missouri), estuvo desesperadamente buscando a la desaparecida Elizabeth, quien no llegó para cenar y jamás llegaría a otra cena, hasta que la propia Alyssa confesó a la policía dónde estaban los restos de la pequeña.

Lee más en ¿Qué más?: Tristemente la historia de Josh Powell no es una película sino la vida real

El pasado mes de enero, Bustamante se declaró culpable del crimen con la finalidad de suavizar su sentencia. Evitó ser encarcelada de por vida, sin la posibilidad de optar a libertad condicional. Ayer, fue sentenciada a cadena perpetua, bajo el cargo de homicidio culposo en segundo grado y podrá solicitar su libertad condicional después de haber pasado más de 35 años en prisión.

Justo antes de que leyeran su sentencia, la adolescente  -aparentenmente muy conmovida-, pidió disculpas a la familia a de la niña. Muy distinta a la actitud que tenía inmediatamente después de cometer el asesinato. Una de las pruebas que los abogados acusadores presentaron fue un extracto del diario de Alyssa, donde había descrito como una experiencia muy “agradable” e “increíble”  degollar a alguien.  

"Acabo de matar a alguien. La he estrangulado y cortado la garganta y apuñalado. Ahora está muerta. Es increíble. Tan pronto como lo hice tuve un sentimiento de 'no puedo hacer esto'. Es bastante agradable. Ahora estoy un poco nerviosa y temblorosa. Me tengo que ir a la iglesia ahora... jajaja", escribió Bustamante.

Esta muchacha, hoy de 18 años, intentó suicidarse en el 2007. Tiene una historia de abuso familiar. Sus padres eran drogadictos y su madre la abandonó al cuidado de su abuela materna. Alyssa Bustamante ha estado tomando antidepresivos largo tiempo. De hecho, al parecer la dosis de su medicamento había sido incrementada dos semanas antes de que cometiera el asesinato. Sí, claro tienes razón, su pasado y sus circunstancias no justifican lo que hizo. ¿Pero no crees que quizás influyeron en conventirla en una antisocial?

Hay una familia o dos, cuyas perdidas son irreparables, la de Elizabeth y la de la propia Alyssa. Ambas quedaron marcadas por esta tragedia.  Repito una vez más lo que siempre digo, realmente no sabemos quiénes son nuestros vecinos, realmente no sabemos quién está en la calle alrededor de nuestros hijos, a quienes de paso no podemos encerrar en una burbuja de cristal. ¿Recuerdan el caso nefasto de Leibby Kletzky? , asesinado brutalmente en Brooklyn.  No podemos negarles la posibilidad de socializar con otros niños, pero al menos yo siempre tengo el dilema de ¿será correcto dejarlo visitar la casa de un amiguito?

Lee más en ¿Qué más?: Le pusieron los zapatos al “Bandido descalzo”

No sé, esta terrible historia me deja un muy mal sabor, como ciudadana y como madre, como ciudadana porque evidentemente Alyssa Bustamante no estaba bien. Los cables de su cerebro como que estaban mal conectados y la sociedad la dejó vivir así ¿se pudo hacer algo más por ella? Como madre, pues me aterra el hecho de pensar cuántas Alyssas están allá afuera y no lo sabemos.   

Imágenes vía YouTube