¿La escuela angelina Miramonte era un centro de paidófilos?

La verdad que cada vez que leo algo sobre maestros ociosos, paidófilos y abusadores, me dan ganas de darle rienda suelta al Dr. Jekyll que llevo dentro. Hay cosas que simplemente no puedo digerir y el abuso infantil es una de éstas, sobre todo si los abusadores son las personas en quienes confiamos la educación de nuestros hijos, es decir, los maestros. La escuela angelina Miramonte, que se ha visto en el ojo del huracán porque dos de sus maestros fueron acusados por actos lascivos contra sus estudiantes, renovará su personal tras el escándalo por abuso sexual.

Lee más en ¿Qué más?:Detienen a mestro que daba cucharadas de semen a sus alumnos como premio

Advertisement

Primero fue arrestado Mark Berndt, de 61 años, acusado de tomar fotos a más de dos docenas de niños en su salón de clases, incluidas algunas imágenes con presuntas cucharas llenas de semen que les daba a los niños en la boca.

El viernes, un segundo maestro llamado Martin Bernard Springer, de 49 años, fue arrestado por presuntamente acariciar a dos niñas en el aula. ¡Sí, exactamente todas unas joyitas estos dos maestros!

Lo cierto es que las autoridades escolares de la ciudad californiana han decidido cambiar todo el personal de la mencionada institución escolar. De acuerdo al superintendente del distrito escolar de Los Ángeles, John Deasy, "no puedo tener sorpresas nunca más en Miramonte", dijo Deasy en un auditorio repleto de padres el lunes por la noche. "Y si hay más, entonces vamos a tener que lidiar con eso". La verdad quisiera que el superintendente nos explicara un poco mejor de “tendremos que lidiar con eso”. ¿A qué se referirá? Yo no me quiero imaginar cómo se deben estar sintiendo en estos momentos los padres y los niños de la escuela Miramonte. Yo estaría aterrada. ¿Te imaginas lo que debe ser que en menos de una semana dos maestros de la escuela donde estudian tus hijos sean acusados de abuso sexual contra los estudiantes? ¿Cómo te sentirías tú?

Creo que uno de los oficios más nobles es el del maestro. Todo lo que se siembra en esas cabecitas curiosas, frescas y ávidas de información permanece para siempre, pero también puede marcar a los niños de forma negativa.

Insisto en que a todo el que vaya a optar por un puesto como docente en una institución educativa infantil, deberían exigirle además de credenciales educativas, algún tipo de certificación de sanidad mental. Atentar contra un niño es una atrocidad injustificable.  

Imagen vía YouTube