Punto a favor de matrimonios homosexuales con la abolición de la Proposición 8

Un tribunal federal de apelaciones declaró que la prohibición del matrimonio homosexual en California es inconstitucional y el caso probablemente pasará a la Corte Suprema.

La prohibición de matrimonios del mismo sexo, conocida como Proposición 8, se aprobó en una votación popular en 2009, después de un periodo de cuatro meses en el que las uniones homosexuales fueron legales en California. El juez Stephen Reinhardt afirmó que no hay razones legítimas para esa ley.

Advertisement

En la actualidad, el matrimonio homosexual está permitido en seis estados de EE.UU.

La sentencia supone un paso hacia delante para la aprobación de los enlaces entre homosexuales en California. Y yo la verdad me alegro mucho.

Desde hace rato me parece que no somos nadie para decidir quiénes se puedan casar y quiénes no o para apuntar con el dedo acusador a las personas del mismo sexo que desean contraer matrimonio. Creernos jueces de la libertad ajena para amar es una posición pacata.

Las capacidades del ser humano no deben medirse por sus gustos sexuales, sino por otros parámetros. Quienes condenan a otros, simplemente por su sexualidad son ignorantes. Siempre he dicho que mi pensamiento favorito es la frase del héroe mexicano Benito Juárez, quien sentenció que: ”el derecho al respeto ajeno es la paz”.  Nada más cierto.

Lee más en ¿Qué más?: ¿Está de moda el matrimonio abierto?

La homosexualidad no es un determinante de la condición mental, emocional y moral de la persona. Permitir que dos personas del mismo sexo vivan bajo el marco legal su unión, los protege. Facilita todos los trámites burocráticos que tienen que ver con situaciones legales y financieras.

No entiendo por qué si los heterosexuales tenemos la libertad de casarnos cuándo, cómo, dónde y con quién nos provoque, porqué los homosexuales no puedan hacer lo mismo. Eso no es justo.

Creo que hoy se dió un paso hacia la democratización del matrimonio y lo celebro.  

Image via Paragon/flickr