La iglesia católica le declara la guerra a Obama

El presidente Barack Obama ha lanzado un ataque contra la Iglesia Católica, están afirmando decenas de curas a sus feligreses.La iniciativa comenzó hace dos domingos, cuando los padres leyeron a la congregación cartas de sus obispos  acusando a Obama de violentar los preceptos de la fe católica.

La crisis está tomando fuerza en la víspera del lanzamiento formal de la campaña relección y a los pies de un conato de escándalo por donaciones. Los representantes del presidente avisaron ayer que han devuelto una donación por $ 200.000 dólares por parte de un mexicano, dueño de un casino, que salió de Estados Unidos escapando de acusaciones de narcotráfico y fraude.

Advertisement

Este es sin duda un momento histórico en las relaciones entre la iglesia y Washington. Los obispos católicos en Estados Unidos son por lo general bastante progresistas y poco amigos de meterse en cosas de Estado. Además tradicionalmente han simpatizado con el partido demócrata.

Lee más en ¿Qué más?:¡Epa, candidatos! Queremos más sinceridad aunque el acento no sea perfecto!

A causa de esta disputa es una cláusula en la nueva ley de salud, revelada recientemente,  que requiere que todas las organizaciones religiosas, que sean más grandes que una iglesita, deben dar seguros de salud a sus empleados, que incluyan todas las formas de medicina preventiva, según las normas del Instituto Nacional de Salud. Es decir, que incluyan anticonceptivos, esterilización y la pastilla abortiva del día después.

La razón por la que este tema no explotó antes, es que no se había aclarado hasta hace poco cuáles eran esos servicios de medicina preventiva.

La secretaria de Servicios Humanos y de Salud, Kathleen Sebelius, asegura que hay una excepción de conciencia que permite a una empresa objetar tratamiento médico que busca prevenir el embarazo, siempre que la compañía tenga como primera función el adoctrinamiento religioso, cuenta con una mayoría de empleados de su misma fe, y sirve a personas de esa fe.

Pero claro, esto sólo funciona para las iglesias pequeñas, ya que, por ejemplo, las oficinas de una diócesis emplean a decenas de personas que no son necesariamente católicas. Además hay muchas parroquias con funciones que van más allá de las religiosas, como las escuelas y de caridad. Eso sin hablar de las universidades católicas y los hospitales.

Hasta ahora la única concesión que ha salido de la Casa Blanca es decir que este mandato no será obligatorio hasta 2013, y supongo que con esto buscaban evitar una confrontación hasta después de las elecciones. Aunque parece que el esfuerzo fue en vano.

Lee más en ¿Qué más?: Obama un pescador en busca del pez hispano

Lo que aún no está claro es si Obama se esperaba una respuesta de ésta magnitud o si justamente lo que estaban buscando era darle gusto a los grupos que promueven los derechos reproductivos, y apostar a que los millones de católicos, muchos latinos, que hay en el país no van a basar su voto en esta pelea con la curia.

Todo este drama a mí personalmente me parece innecesario. Me parece que lo que es moral está en cada uno de nosotros y que si las enseñanzas de la iglesia están bien arraigadas en cada individuo, el que tengan acceso o no a ciertos servicios no tendrían que hacer diferencia, aunque entiendo que debe dar mucha rabia tener que pagar por algo que va en contra de sus creencias.

También me parece que esta crisis pone en evidencia lo que las sociedades en países mayoritariamente católicos le gritan al Vaticano todos los días: que ha llegado la hora de modernizar lo que ellos llaman el “respeto a la dignidad humana”; y los más cínicos consideran una política de Roma para que nazcan más y más católicos.

Quizá estoy equivocada, pero dudo que muchos obispos en Latinoamérica se indignaran por una ley similar. ¿Tú que opinas, crees que la iglesia tiene razón, y dejarías de votar por tu candidato favorito si el cura de tu parroquia está en contra?

Imagen vía The White House, Chiceax/flickr