¡No podemos vivir sin el celular, facebook y Twitter!

La semana pasada fui a una cena en la casa de unos amigos. Después de saludarnos lo primero que nos preguntaron fue si teníamos un ringtone especial para la niñera. Todos dijimos que sí. Acto seguido nos pidieron los celulares y los colocaron boca abajo en una cesta, y nos explicaron: a menos que suene el ring de la niñera, nadie puede agarrar su teléfono.

Advertisement

Les confieso que me entró una ansiedad tal que sentía que me faltaba la respiración. Lo peor es que todos sentíamos lo mismo. ¡Nos dimos cuenta que estamos adictos a nuestros celulares! Según un estudio de la Escuela Booth de empresas en América de la Universidad de Chicago, habemos muchos con este problema.

Lee más en ¿Qué más?: ¡Quiero comprar acciones de facebook!

Esto debía haberme dejado más tranquila, pero me resultó aterrador descubrir que los investigadores encontraron que se necesita más fuerza de voluntad para resistir el llamado de las redes sociales, que para no tomar alcohol o fumarnos un cigarrillo.

Ustedes dirán que no es lo mismo ver una actualización de estatus que tomarse una copa de vino, pero el estudio da qué pensar. Se considera dañino cualquier dependencia que nos impida funcionar adecuadamente. Yo creo que la tendencia que tenemos muchos de mirar los teléfonos a cada rato, estemos donde estemos es un hábito dañino.

¿Qué crees tú?

Imagen vía Paul Lowry/flickr