¿Le dijo Obama a la gobernadora de Arizona que desayunara sus propios escorpiones?

Nunca he dejado de preguntarme cómo una nación que ha crecido en parte gracias al brazo trabajador e incansable del inmigrante, los penalice. Una nación fundada por inmigrantes que ha olvidado su propio origen, porque hasta dónde sé el Mayflower no partió de Cape Cod. Dicho eso, la realidad es que criminalizar a los inmigrantes, sobre todo a los indocumentados, es una práctica reiterada en algunos políticos estadounidenses.

Tal es el caso de la gobernadora de Arizona Jan Brewer, quien escribió el libro Scorpions for Breakfast ("Escorpiones para desayunar"), cuyo hilo conductor es el asesinato de un ranchero en la frontera con México.

Advertisement

La mencionada publicación lleva por subtítulo “Mi lucha contra los intereses especiales, los medios de comunicación liberales y los políticos cínicos para sellar la frontera de Estados Unidos". En el libro, la republicana –quien también es impulsora de la ley SB1070 que criminaliza a los inmigrantes indocumentados por el simple hecho de su condición ilegal- habla de una reunión que sostuvo en la Casa Blanca con el presidente Obama en el 2010. De acuerdo a Brewer, la visión de ella sobre la política de inmigración y el presidente Obama es completamente diferente, argumentando que ella defiende a capa y espada la seguridad y los derechos de los estadounidenses.

Al parecer esto disgustó un poco al actual mandatario, quien la cuestionó al respecto en un breve encuentro que sostuvieron en un aeropuerto Arizona. De acuerdo a algunos medios de comunicación, Obama le increpó "que no sentía que lo hubiera tratado cordialmente".

Al menos el presidente tiene la potestad para expresar su desagrado a la rubia republicana, pero ¿qué sucede con nosostros? A pesar de que afortunadamente mi estatus migratorio siempre ha estado bajo el marco de la legalidad, soy inmigrante. Me duele y me molesta que se alimenten esterotipos que apuntan a la criminalización del inmigrante.

Como diría mi abuela “ de todo hay en la viña del Señor” y sí, hay muchos inmigrantes latinos que toman el camino del crimen, pero la mayoría es gente decente, trabajadora y emprendedora.

La ceguera de la gobernadora a lo mejor no le ha permitido ver que muchas veces en los crímenes que se cometen en este país, los criminales han sido estadounidenses con pasaporte y todo y, las víctimas han sido latinos. Tal y como sucedió con la pequeña Jorelys Rivera o con el ecuatoriano Marcelo Lucero, asesinado en Long Island por siete adolescentes en lo que fue considerado un crimen de odio racial. Alguien debería explicarle a esta señora que los escorpiones del desayuno no siempre tienen la misma piel, que hay de diferentes razas y que todos dan indigestión.



Imagen vía AP