¿También tenemos que preocuparnos por las tormentas solares?

Como que si fuesen pocos los problemas con lo que tenemos que lidiar cotidianamente para sobrevivir —como el alto costo de la vida y tratar de ser unas buenas madres— ahora también tenemos que preocuparnos por las tormentas solares.

Pero, cálmense como diría el Chapulín Colorado ¡qué no cunda el pánico! De acuerdo a un artículo publicado por CNN En Español, algunos científicos de la NASA explican que este fenómeno no destruirá la tierra.

Advertisement

Sin embargo, explicaron que podrían alterar el funcionamiento de algunos sistemas electrónicos, desde teléfonos celulares hasta satélites, y definitivamente causarán grandes espectáculos astronómicos por el surgimiento de auroras boreales, que por cierto ya se han visto en Europa en los últimos días. Científicamente la explicación de este fenómeno es a través de la masa coronal (CME, por sus siglas en inglés), que es una onda de radiación que el Sol expulsa de su corona, es decir, del halo de plasma que lo recubre a aproximadamente 555,000 grados Celsius.

Los vuelos y las rutas áreas se han visto afectadas por este tipo de tormentas. Anthony Black, vocero de Delta Airlines, dijo a CNN que la tormenta solar afectó a "varias rutas", cuatro de Asia y cuatro de Estados Unidos. Por su parte, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), advirtió que antes de entrar a la Tierra esta tormenta de radiación solar alcanzó niveles no vistos desde mayo del 2003.

La NASA insiste que no hay peligro para nuestro planeta, pero que se espera que la actividad solar sea alta y toque su nivel máximo entre el 2012 y el 2014, pero ni siquiera la más grande de estas CME podría dañar la atmósfera terrestre.

Así que por ahora, podemos seguir preocupándonos por situaciones un poco más “terrestres" en nuestra cotidianidad; sin embargo, no está demás que cuidemos nuestro planeta manteniendo una actitud ecológica amigable y proactiva con esta gran casa que nos acoge a todos.

Image vía NASA Goddard Photo and Video/flickr