Un alcalde en Connecticut discrimina a los latinos

Imagínense la animalada contra los latinos que habrá dicho el alcalde de la localidad de East Haven, en Connecticut, para que el gobernador del estado lo haya calificado de “repugnante”.Y es que no es para menos. El martes, el FBI arrestó a tres policías del pueblo por actitud maltratadora hacia los latinos. 

 Aunque más del 11 % de los 29.000 habitantes de East Haven son hispanos, el alcalde Josepth Maturo Jr., declaró al canal de televisión WPIX, afiliado a CNN, que le parecía bien que no hubiese ni un hispano en la fuerza policial. Y cuando se le preguntó que iba a hacer por nuestra comunidad, Maturo Jr, soltó esta perla: “Puede que me coma unos tacos esta noche cuando llegue a casa, aún no estoy seguro”.

Advertisement

Como dicen los chicos: ¿Really?

     Menos mal que el gobernador de Connecticut, Daniel Malloy, se declaró indignado en nombre de todos nosotros. “Le debe una disculpa a la comunidad, y más que eso. Tiene que decir lo que va a hacer para reparar el daño que ha hecho. Y tiene que hacerlo hoy mismo”, subrayó el gobernador. Esos comentarios “dan muestra de un horrible error de juicio, o incluso peor, de una insensibilidad inaceptable hacia la comunidad latina”.

    Para mí es una mezcla de ignorancia con racismo. Los arrestos a los policías son el primer paso dentro de una investigación federal sobre la práctica de detener a la gente basándose en su apariencia física, lo que se conoce en inglés como “racial profiling”. Un reporte del Departamento de Justicia acusó en 2009 a la policía de East Haven de hacer arrestos por razones falsas contra latinos y amenazar y golpear a los detenidos, y después de tratar de esconder las pruebas falsificando reportes y obstaculizando las investigaciones. Maturo Jr. dice que no cree que las acusaciones sean ciertas. ¿Raro, no?.

Y, por supuesto, dice que la alcaldía apoya 100% a su departamento de policía.

Imagen vía AP